AmbienteIntensidad de la EHCSaludSociedad civil

Venezuela experimenta más exposición al calor y enfermedades transmitidas por mosquitos | vía: Efecto Cocuyo

Romina Suárez Piña / @sciencelover_rs | Venezuela | 27 de abril de 2024 | Foto: pixabay

En América Latina, las muertes relacionadas con el calor han aumentado 140 % en los últimos 20 años. Y entre 2013 y 2022, los niños menores de un año y personas mayores de 65 años experimentaron, en promedio, un 248 % y un 271 %, respectivamente, más días de olas de calor en comparación con el periodo de 1986-2005.

Así lo reporta el más reciente informe sobre salud y cambio climático 2023 de la organización Lancet Countdown Latinoamérica, basado en datos de instituciones latinoamericanas, agencias de Naciones Unidas e investigadores de la región.

En el documento, publicado en abril, Venezuela figura entre los países con más exposición al calor, más vulnerabilidad a enfermedades transmitidas por mosquitos y pérdida de capacidad laboral por exposición al calor.

Más exposición a olas de calor

Los expertos coinciden en que las olas de calor son un factor de riesgo para la salud y bienestar de la población, pues representan “un periodo sostenido (dos o más días) con temperaturas ambientales inusualmente altas durante el día o la noche”.

Según el informe, Guatemala, Ecuador y Venezuela son las naciones que han experimentado los mayores aumentos de exposición a olas de calor en infantes menores de un año. Mientras que Ecuador, Colombia y Guatemala experimentaron los mayores aumentos de exposición a olas de calor en adultos mayores de 65 años.

Mayor exposición a incendios forestales

Son varios los riesgos que traen los incendios para la salud de las personas: desde daños físicos o enfermedades agudas y crónicas por la exposición al humo hasta impactar la salud mental o causar la muerte, advierten los expertos.

Uno de los hallazgos del informe sugiere que once países tuvieron un aumento en el número de días en los que la población estuvo expuesta a un peligro de incendio “muy alto” o “extremadamente alto” entre 2013 y 2022.

Entre los países con mayores aumentos se ubican Chile (13 días más), Venezuela (cuatro días más), Argentina (cuatro días más), Colombia (tres días más) y Brasil (tres días más).

Pero, de acuerdo con el informe, aunque existe un aumento global de la exposición de la población a días de peligro por incendios, el promedio anual de días en los que la población estuvo expuesta a incendios forestales activos ha disminuido en todos los países latinoamericanos, menos en Venezuela.

Venezuela pierde capacidad laboral por exposición al calor

Otro principal hallazgo del Lancet Countdown muestra la pérdida de capacidad laboral relacionada con el calor en cuatro sectores (servicios, manufactura, construcción y agricultura).

Pérdida de ingresos por reducción de la capacidad laboral relacionada con el calor por sectores en América Latina en 2022. Grafico: Lancet Countdown Latinoamérica

En este nuevo indicador, Venezuela, Nicaragua, El Salvador y Honduras registraron en 2022 las pérdidas potenciales totales más elevadas en proporción al Producto Interno Bruto (PIB): 6,9 %, 4,7 %, 1,94 % y 1,94 %, respectivamente.

Más vulnerable a enfermedades transmitidas por mosquitos

Venezuela es el único país que presenta un deterioro en la cobertura de agua potable, lo que la expone a un mayor Índice de Riesgo de Mosquitos (MoRI) en la mayoría de los años y en comparación con el resto de la región.

Junto con Panamá, Brasil, Perú y Guatemala experimentó un aumento en la vulnerabilidad a enfermedades transmitidas por mosquitos.

Según el informe, en Venezuela, la capacidad del mosquito Aedes aegypti de transmitir el dengue se incrementó un 47 % entre 2013 y 2022.

No hay sistema de salud resiliente al clima

Una de las recomendaciones del Lancet Countdown es que los países tengan políticas públicas intersectoriales que aumenten la resiliencia climática, incluyendo el sistema de salud.

Sin embargo, para 2022, no hay evidencia de que Venezuela se haya comprometido a desarrollar una evaluación de la vulnerabilidad y adaptación y/o un plan de adaptación para el sector salud.