Alimentación y nutriciónEscala de la EHCNiños, Niñas y AdolescentesSaludSalud de mujeres y NNASociedad civil

Susana Raffalli: tres de cada diez niños que van a Cáritas Venezuela sufre de retardo del crecimiento | vía: Runrun.es

Radio Fe y Alegría | Venezuela | 15 de junio de 2024 | Imagen: UNICEF

Según la FAO, al menos 5 millones de venezolanos que están en situación de subalimentación.

La nutricionista venezolana, profesional acreditada en protección y asistencia humanitaria y defensora de derechos humanos, Susana Raffalli, explicó que, desde enero del 2024 se registra un índice de retardo del crecimiento en niños, niñas y adolescentes mayor al 30 %. 

En una entrevista concedida a Radio Fe y Alegría Noticias, Raffali informó que al menos 5 millones de venezolanos que están en situación de subalimentación, según las estimaciones de Cáritas Venezuela y del Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO). Desde hace más de ocho años que el Estado no aporta cifras oficiales sobre salud pública. 

«Estamos teniendo unos porcentajes de retardo de crecimiento altísimos. Estaba en el 12% en el 2007 y ahora está sobre el 30%. Tres de cada diez niños que vienen a la Fundación Cáritas de Venezuela vienen con retardo de crecimiento. Ya se perdió la oportunidad de que el niño creciera. La niña es la que está más afectada con la talla baja», remarcó la nutricionista. 

Raffalli explicó que hay tres dimensiones a considerar para la seguridad alimentaria de las familias en un país: el abastecimiento en los mercados, la capacidad de compra de las personas y que los alimentos puedan ser utilizados correctamente con recursos como agua y gas para cocinar.  

«Estamos en una situación donde no sabemos qué pueda pasar. Salimos de un desabastecimiento tremendo, a tener el mercado abastecido otra vez, pero no sabemos si eso pueda durar. La disponibilidad de los alimentos ha mejorado, pero el acceso al alimento es lo que nos está limitando mucho en la capacidad alimentaria y de tener incertidumbre de poder comer», expresó la profesional en asistencia humanitaria. 

Maniobras de las familias para comer 

Raffalli mencionó que entre las acciones de emergencia y colapso que refleja la inseguridad alimentaria, es que el 60% de las familias atendidas por Cáritas en 16 diócesis a lo largo del país han tenido que reducir el número y las porciones de comida que consumen en un día.

«En 83% de las diócesis la situación de cronicidad de la privación nutricional y de salud en niños, niñas y adolescentes califica por encima de los umbrales de muy alta gravedad», se lee en el reporte de Cáritas.

La nutricionista recalcó que el 46 % de la población encuestada por la fundación respondió que está consumiendo alimentos que preferiría no comer. Entre esas estrategias está comprar comida «que está por descomponerse porque salen más barata». «Eso es una de las cosas que más da dolor, porque tiene que ver con la dignidad y sentirse respetado», dijo. 

De acuerdo con el Banco Central de Venezuela, el sueldo mínimo en el país, de 130 bolívares, equivale a 3,57 dólares estadounidenses al mes. El Banco Mundial establece que la pobreza extrema se expresa cuando una persona percibe menos de 2,5 dólares diarios; en el caso venezolano sería de 0,119 dólares diarios si solo percibe el sueldo mínimo

Por otro lado, el 52% evidencia la necesidad de migrar porque ya agotaron los recursos. Incluso, el 70% de las familias han liquidado todos sus ahorros para comprar comida, declaró la especialista. 

Sobre los alimentos de los CLAP, que distribuye el Gobierno nacional, señaló que muchas familias buscan esta opción, pero «muchas veces no vienen en buen estado».

La nutricionista venezolana mencionó que algunas medidas para enfrentar la inseguridad alimentaria son el abastecimiento del país con los insumos humanitarios que se requieren y con los alimentos suficientes; la mejora de los programas de protección social en materia de nutrición; y elevar el valor del trabajo. 

Con información de: Auriluz García (Radio Fe y Alegría Noticias)